viernes, 3 de julio de 2009

Hay cosas que me cabrean mucho

Y sé que no soy nadie para criticar, que todos tenemos nuestros errores y nuestras meteduras de pata, incluso cuando hacemos las cosas con la mejor de las intenciones. Pero lo que he visto hoy… verán, cuando me iba al laboratorio me he dado cuenta de que no tenía nada para leer, y he ido a mi estantería particular, la de los clásicos bunkeros, con ánimo de releer alguna de las maravillas literarias que tenemos. Echando un vistazo rápido he visto las "Greguerías" de Ramón Gómez de la Serna, justo entre "De Vermis Misteris" y "Las Nueve Puertas" y debajo del "Al Alazif", pero al final, y debido a que no hace mucho que había vuelto a releer ese fantástico manual para la vida que son las "Greguerías", he optado, por llevarme "Historias de Cronopios y Famas", de Cortázar. Y, casualidades de la vida, al encender el ordenador del laboratorio bunkero y entrar en Google, éste me ha chivado que hoy es el cumpleaños de Ramón Gómez de la Serna (¡¡felicidades por la iniciativa, googleros!!). O de Ramón a secas, pues el ser uno de los escritores más grandes que ha dado nuestro idioma permite que se te conozca únicamente por tu nombre de pila, cosa al alcance de sólo unos pocos elegidos. Y eso es porque Ramón era muy grande, era un hombre con una fuerte personalidad, con un gran humor y con una maestría en el uso del lenguaje, de la metáfora y de la imagen evocada, pero sobre todo de la imaginación, de la observación y de la recreación del alma humana que difícilmente se puede igualar. Combinaba el conceptismo Quevediano junto a esa experimentación lúdica vanguardista, tan de su época, con una gracia sin par. Ramón era capaz de condensar toda la belleza del mundo en una sola línea (creo recordar una greguería que decía algo así: “Cuando una mujer muerde un pétalo de rosa, parece que se está mordiendo a sí misma”, aunque no estoy del todo seguro), o de sintetizar toda la maravilla (“El par de huevos que nos tomamos parece que son gemelos, y no son ni primos terceros”) y toda la esencia de lo que nos hace humanos en un solo verso (“Nuestros gusanos no serán mariposas”).

Pero como les decía al principio, hoy no puedo dejar de retorcerme en mi asiento mientras veo que han usado su nombre en vano, que hay gente que se ha servido de la vida y de la obra de este genio únicamente como reclamo para tener más visitas en su blog. En concreto este blog, que hasta hace un rato aparecía el primero al pulsar sobre el logotipo que tan amablemente ha creado la gente de Google España para recordarnos el cumpleaños de Ramón. Y como no me quiero extender más, les dejo que lean el “artículo” que le ha dedicado a Ramón el dueño del blog, no sin antes recomendarles que se agarren bien los machos, porque el texto se las trae, ya que es todo un compendio de lo que no hay que hacer a la hora de escribir un artículo. Y menos sobre un reconocido escritor, vamoshombreya.

Y una vez lo hayan leído, me imagino que, como me pasa a mí, solo podrán pensar que Ramón, un luchador, un pensador, un escritor, un poeta que consiguió que su obra fuese leída en un montón de países, que le valió el reconocimiento como maestro del humor en Francia (fue uno de los tres miembros extranjeros de la Academia Francesa del Humor) y que influyó (y sigue influyendo) a varias generaciones de escritores, se merecía un recordatorio mucho mejor que el que le dan en ese blog, incluso bastante mejor que este humilde post, pero creo que quizá el mundo ya no esté preparado para maravillarse y dejarse influenciar por escritores de la talla de Ramón Gómez de la Serna. Y sinceramente, eso me da mucha pena.

Bunkeros saludos.

10 comentarios:

Lengua Negra dijo...

Mmmm.... ¿Qué puedo decir? Aparte de presumir entre nuestros lectores del nivel cultural que hay en el Bunker (¿pensábais que sólo sabíamos hablar de videojuegos y escotes generosos?) debo decir que he flipado a título personal pues hacía mucho que buscaba una frase de Gómez de la Serna que he encontrado gracias a Proctor. Por pudor, no voy a reproducir aquí la frase concreta de las Greguerías pero vamos, ¡que gracias Proctor! Es usted muy grande.

El Anonimo Negro dijo...

Hombre tampoco es para cabrearse, el hombre dice que lo hace para experimentar con el funcionamiento de los motores de búsqueda, que debería escribir mejor, pues sí, pero no solo ese post, si no todos, facilitaría la lectura de los internautas, claro que viendo el nivel cultural de muchos de ellos, que ni si quiera han oído hablar de Don Ramón, no sé si lo merecen.

yo,lamiss dijo...

Joder, vengo rebotada de mi blog, tengo resaca y me hacéis leer esto.
Cada vez me gusta menos el mundo blog, al final, conseguirán que me pase a facebook... ¡BUEN FINDE!

Doctor Proctor dijo...

Facilitaría mucho más la lectura de los internautas el que la gente con tal grado de incapacidad gramatical no escribiera una puta línea en su vida, pero claro, la sociedad de la información es lo que tiene, democratiza el periodismo pero ningunea la cultura. Y así nos va...

Lengua Negra dijo...

¡Así me gusta Proctor! Tanta tolerancia y tanto peloteo de los cojones. ¡Tolerancia 0 con la ignorancia y la incompetencia! Que les den a los frikis y a los blogueros tolais.

Y Miss: Salir del blog para entrar en Facefuck es como saltar de la sartén al fuego. ¡Este finde salga a quemar la noche!

Chocolat Soul dijo...

Experimentos a un lado, siempre hay de todo en todos lados, quedate con tu propio homenaje.
Aix, en el bunker se respira intelectualidad! ;)

Nos leemos pronto!

Doctor Proctor dijo...

Bueno, y ya que hemos dado un poquito de caña, voto por lo que dice Lengua Negra, irnos de fiesta esta noche a quemar Madrid (o lo que se tercie).

yo,lamiss dijo...

Pues yo esta noche me doy mus, que ya salí anoche y me espera un fin de semana completito... ¡que vienen amigüitos de Madriz a verme!
Quemen lo que sea necesario, bunkeros (antes o después de leer esos dichosos blogs) y pásenlo bien.

Mauro Picotto dijo...

Que viva lo trivial y lo zafio.

La greguería que siempre me llamó la atención es:

"Los negros tienen voz de túnel"

Sergio dijo...

No he podido evitar dejar un comentario.

¿Y si en vez de quemar Madrid nos acompañan a quemar Tatooine?