miércoles, 18 de febrero de 2009

¡Fumadón!

Toma paranoia al cantooo, creo que Loco Roco o Patapon se quedan en pañales frente a este viaje psicotrópico sin necesidad de sustancia alguna en el organismo:


Se llama noby noby boy y su creador Keita Takahashi, responsable también de Katamari Damacy, es incapaz de explicar su contenido real con palabras claras... por mi parte quiero probarlo, y si se da el caso, ya les informamos. Pero recuerden amiguitos, no jumén porros, que no son buena compañía, y nos conocemos... "Vía intravenosa siempre más".

Vía anaitgames

Saludos bunkeros.

5 comentarios:

Doctor Proctor dijo...

Ottia, acabo de ver el vídeo... Qué colorido y que extraño, me causa un desasoiego brutal, sobre todo los gigantes esos. Pero hay una cosa no me acaba de quedar clara, ¿qué coño hay que hacer?

El Anonimo Negro dijo...

Ahhh!! ¿pero hay que hacer algo?

Mauro Picotto dijo...

hay que estirar al gusano y eso hace que uno de los seres que pueblan la pantalla crezca, el resto es aleatoriedad y locura juntas!

Doctor Proctor dijo...

¿Cómo? ¿¿¡¡Pornografía en un videojuego!!?? Ah, no, que se refiere a otra cosa...

Lengua Negra dijo...

Algún corto parecido ví (animación con miles de loros de colores) en un festi de cortos super andergraun. A la peña le dio un mal rollo brutal.

En cualquier caso, viva Albert Hofmann! Estoy deseando comerme un cromo y abrir el último libro de Mark Ryden que me he comprado. Bueno, y el DreamLand de Todd Schorr también quiero verlo en 3D. Mmm!