lunes, 23 de marzo de 2009

Fotogramas inmortales Vol. III

Bueno, pues es mi turno de mostrarles mis Fotogramas inmortales. Aquí van:

Réquiem por un Sueño (Darren Aronofsky, 2000)


Aunque es una película cuya historia te atrapa y te encandila gracias a su sorprendente fuerza visual, y que además contiene algunas imágenes que se te quedan grabadas en la retina durante mucho tiempo, personalmente me encantan las escenas en las que vamos descubriendo que el brazo de Harry (Jared Leto), está sufriendo una dolorosa “metamorfosis” (cuyo final no voy a desvelar aquí para no destripárselo a nadie), componiendo una cruda metáfora, a la par que una moraleja, de toda esta historia de sueños rotos.


Miedo y Asco en las Vegas
(Terry Gilliam, 1998)



Drogas y más drogas, alcohol, desenfreno, locura… este extraño experimento fílmico nos muestra a dos tarados en caída libre directa al infierno, un infierno que está tanto dentro como fuera de ellos. Una escena de lo más impactante es en la que Raoul Duke (Johnny Deep), aparece completamente colocado de las más diversas sustancias tóxicas (como en casi toda la película), en el bar de hotel y ve que toda la clientela se ha convertido en monstruos, mientras piensa “Estaba en medio de un jodido terrario y alguien les estaba dando alcohol a esos bichos cabrones. No tardarían mucho en hacernos pedazos.” Magistral.


Poltergeist
(Tobe Hooper, 1982)



Lejos de su valor cinematográfico, esta película marcó mi infancia y parte de la adolescencia gracias a esa escena en la que el enorme árbol que hay frente a la casa es poseído por los espíritus y trata de comerse al pequeño Robbie Freeling (Oliver Robins). Les juro que me pasé un montón de años durmiendo con la persiana bajada (incluso en verano) para no ver los árboles que tenía enfrente, por temor a que alguno estirase las ramas y me cogiese...



El Sargento de Hierro
(Clint Eastwood, 1986)



Clint Eastwood
siempre ha sido mucho Clint Eastwood. Nos lo demostró en las películas de Harry el Sucio y nos lo sigue demostrando con joyas como Gran Torino. Duro, mal hablado, peligroso, pero con un gran corazón. Aún así me quedo con las burradas que suelta su personaje en esta película, sobre todo con la escena en la que entra al barracón donde está el grupo de reclutas a sus órdenes y se presenta lanzando el radiocasete de estos contra el suelo y diciéndoles: “Soy el sargento de artillería Highway. He bebido más cerveza, he meado más sangre, he echado más polvos y he chafado más huevos que todos vosotros juntos, capullos. Bien, el mayor Powers me ha dado el mando de esta sección de reconocimiento. Os voy a hacer falta hasta para haceros una paja. Os lo aseguro.
Toda una declaración de intenciones.


La Princesa Prometida
(Rob Reiner, 1987)



No sabría por donde empezar, pues como dice Peter Falk (aka Colombo) al principio de la película, esta historia tiene “esgrima, combates, torturas, venganzas, gigantes, milagros, persecuciones, fugas... amor verdadero...milagros...”, es decir, de todo, y como tal se me hace harto complicado quedarme con una sola escena. Pero si he de hacerlo, sería con la de Iñigo Montoya (Mandy Patinkin), mirando desafiante y por primera vez a Westley/el pirata Roberts (Cary Elwes), el hombre que cree que es el auténtico asesino de su padre, y le dice su famosa frase (y leitmotiv): “Mi nombre es Iñigo Montoya, tú mataste a mi padre, disponte a morir”, tras lo cual comienzan a batirse en duelo a muerte. Épico a más no poder, ¿no creen?


Sin Perdón
(Clint Eastwood, 1992)



De nuevo Clint Eastwood en lo que para mí es uno de los mejores westerns que existe. En él, Eastwood, que interpreta al pistolero William Munny, busca sacarse unas perrillas currando de cazarrecompensas, hasta que le putean. Y Clint la monta pero bien montada. Memorable es la escena en la que se enfrenta a Gene Hackman y le dice: “Así es, he matado mujeres y niños, he disparado sobre cualquier cosa que tuviera vida y se moviera. Y hoy he venido a matarle a usted por lo que le ha hecho a Ned. Será mejor que os apartéis.” Y es que si le tocas los huevos a Clint, se lía.



El Ente (Sidney J. Furie, 1982)



Otra película de terror, ésta (supuestamente) basada en hechos reales y casi olvidada excepto por algunos nostálgicos como nosotros, también consiguió ponerme los pelos como escarpias durante mi más tierna juventud. La escena de la violación a la protagonista (soberbiamente interpretada por Barbara Hersey), por parte del Ente es algo, simplemente, espectacular e imborrable. No recomendable para personas impresionables.

7 comentarios:

anselmo dijo...

Tan tanto tiempo sin leeros, sabed que esta entrada me ha hecho eyacular de placer...siento haberoslo puesto todo perdido.
Lo de el cuasi orgasmo de Barbara Hershey aun lo recuerdo entre el miedo y el morbo XD.
El sargento de hierro es una peli que vi en el cine y que me había entretenido pero con la sensación de que era una mierda y me habían tomado el pelo. Luego cada vez que la ponían por la tele decía que era una mierda y me quedaba a verla. Lo último fué comprarme el DVD. Tras haber disfrutado su multitud de epítetos floridos, pienso que es una gran y entretenida película.
La única que me tiene un pse es la de Requiem por un sueño. Al tercer segundo visionado te das cuenta que es una película histérica y efectista (para mi, ojo)
el resto genial. ya era hora que laguien hablara bien de Miedo y asco en las vegas

Mauro Picotto dijo...

¿con qué clase de gente te juntas, Anselmo? casi toda la gente que conozco, adora "Miedo y asco en las vegas", es más, conocí a un grupo de gente cuyo entretenimiento era recitar frases de la película mientras consumían drogas.

"Te has caido tio, te has caido"

"Si un perro te jode, no es por culpa mía"

etc...

Chocolat Soul dijo...

Una muy buena selección pese a que alguna no la haya visto, como la última pero que con tanto comentario positivo igual me animo a verla!
En cuanto a Requiem aunque discrepo de la opinion de anselmo si es verdad que cuanto más la ves más estridente parece, lo cual me encanta. Si a eso le sumamos el summer overture, pffffffff. Genial.
Yo hubiera escogido el momento ida de olla de la madre. Que grande!

Doctor Proctor dijo...

El momento de la ida de olla de la madre es genial, pero es que a mi me mola más ver sufrir a un guaperas... así soy yo...

Gracias por sus comentarios.

Mauro Picotto dijo...

guaperas, que por cierto, es el mismo que recibe una paliza de Eduard Norton en el club de la lucha y tiene un grupo emo "30seconds to mars", con el video musical más caro de la historia (segun escuché el otro día).

P.D: cualquier película que contenga a Jennifer Conelly es instantaneamente una obra maestra.

Doctor Proctor dijo...

Joder con el guaperas...

Y totalmente de acuerdo con lo de la Connelly, menos en "Ultimatum a la Tierra", que ni ella la salva.

Lengua Negra dijo...

Connelly....