martes, 10 de junio de 2008

Trastorno bipolar

Muy bueno días, soy el Encofrador Negro. O más bien lo era, porque precisamente eso les quería comentar ahora, que he decidido cambiar de identidad. No, no se alarmen, no es lo que reza el título de la entrada ni tampoco tiene que ver con que me haya pasado al bando de los buenos, es que simplemente he tenido una crisis y he visto que no me identificaba con mi anterior identidad, además de que, si lo pensamos fríamente, esta no tenía la fuerza que debería tener, le faltaba algo. Sí amigos, un encofrador, por muy negra que tenga el alma y muy malvado que sea, únicamente tiene a su disposición la fuerza bruta y como yo no la tengo, me tuve que crear una mega-armadura que simulaba el cuerpo fuerte y la barriga prominente de un obrero de la construcción bien bronceado por el sol, equipado con lo último en armamento basado en el mundo de la ñapa y la obra y... bueno, que me lío y eso es lo de menos, el caso es que, sinceramente, nunca he conseguido inspirar el temor en el corazón de mis enemigos. Y yo aspiro a algo más, aspiro a ser el enemigo más temido de Superman, de Zurrarela, de los 4F o de Spiderman, quiero ser un Mandarín, un Joker o un Dr. Sivana, quiero ser alguien, quiero conquistar el mundo y someterlo bajo mi férrea bota. Y cómo todos los superhéroes tienen en su galería de villanos un mad doctor que les amarga la existencia, y no un obrero de la construcción chungo y aspirante al lado oscuro de la fuerza, pues eso, que he pensado que voy a dejar de lado mi súperpoderosa armadura negra, mi gigantesco martillo pilón (qué bien suena eso) y mi peto vaquero y he decidido afeitarme la cabeza, enfundarme las gafas de culo de botella y ponerme la bata para empezar a maquinar cuanto antes nuevos planes que causarán mucho dolor, muerte y destrucción.

Grandes prohombres de la ciencia y del mal

Sí amigos, porque los científicos locos como el que aquí suscribe lo mismo le hacemos una máquina del tiempo, le construimos un vehículo gigantesco cargado de armas ultra potentes o le operamos de cataratas. Además, es lo mejor que puedo hacer porque con la crisis que hay en el sector de la construcción...

En fin, que si nadie lo impide por problemas de derechos de autor (no creo que nadie se haya puesto este nombre tan tonto... ¿verdad? ¿VERDAD?...), desde ahora temblarán al oir el nombre de este nuevo villano, olvídense de EL ENCOFRADOR NEGRO y suelten varios hurras por el DOCTOR PROCTOR. Acojona, ¿verdad? Pues cuidadito con lo que ponen en los comentarios, o les mando a mis sicarios ninjas mutantes deformes y a los monos alados.

Nos vemos en el próximo post. Oscuros saludos desde el laboratorio del Bunker.

13 comentarios:

Lengua Negra dijo...

Felicidades Sgt, digo, Doctor Proctor. Doc Proc??



PD: Zurrarela, jajaja XD. Mmmm... menudas cachas!

Lengua Negra dijo...

Dios mío, no paran de ocurrírseme diminutivos y juegos de palabras sobre los proctólogos! Pero qué has hecho hombre!

Doctor Proctor dijo...

Claro, es que este nueva identidad da juego, no como la otra... cabronacho.

Mauro Picotto dijo...

Muy bien Doc. protocolo, digo proctólogo, digo... ya no sigo. Es tu decisión y por ello respetable, we all miss you Dark Encofrator.

Doctor Proctor dijo...

Me voy a convertir en el proctólogo negro y os vais a enterar, cabrones...

Enconfrador Negro dijo...

Maldito, mi venganza sera terrible, algun día te hechare abajo tu laboratorio de proctologo.

Oveja Negra dijo...

¿Proctor? ¿Cómo el sicario (falto de unos hervores) que estaba a las órdenes del capitán Harris en "Loca Academia de Policía"?

Sí, te has ganado mi respeto... XDDD

Encanna? dijo...

Manifestar pública y libremente mi trastorno es lo mejor que he hecho en una semana y todo gracias a vosotros! Sacáis la friki que hay en mí jaaja Enorme post. Sois grandes!!! Besospatós

Doctor Proctor dijo...

No tenéis ni idea de lo que es el marketing, gracias a esto el blog vuelve a tener comentarios... y diría que también visitas. Si es que sois unos mamelucos...

Por cierto, gracias por su comentario, MissMostoles, siempre es un placer leer alguna bella rosa léxica entre tanto cardo borriquero gramatical.

Mauro Picotto y Poppy Fresco, estoy esperando a que salgáis del armario y os convirtáis en parte integrante y currante de este blog. Y al usurpador de mi antiguo nombre sólo decirle que... bienvenido sea.

Hala, a Parla a mamarla.

Encanna? dijo...

Joer, no recordaba que había cambiado el nick hasta que he posteado esta mañana jaaja Lo voy a mantener unos días para hacer el mal Já já jáaa

Mauro Picotto dijo...

y viva la estrella de la muerte claro, eso siempre!!

Lengua Negra dijo...

Hombre, mucho mejor la ennnpanadilla! Así, con atún y tal, riquísima. Que lástima que en mi intento de asesinar a Poppy Fresco no pueda comerme unas cuantes.

Enga, os dejo que se me quema Móstoles!

Doctor Proctor dijo...

Joder... venga, iros a dar una vuelta, que aquí ya no hay nada que ver.