miércoles, 1 de octubre de 2008

Pajaritos por aquí, pajaritos por allá

El otro día, paseando por el centro madrileño en compañía de una de las sonrisas femeninas más espectaculares del país, me topé con un jersey rosa relleno por un errático ser de mirada vacía. Era, cómo no, mi querido Andrés Pajares.
No era la primera vez que me topaba con ÉL, por supuesto. Ya trabajando en un gran (gigantesco) almacén de cuyo nombre no quiero acordarme, me topé con el genial actor. Iba acompañado por un mozalbete de unos treinta que le portaba los bultos y que iba cargando con lo que ÉL compraba. Y como compraba. Preguntaba por nosequé cama hinchable y soltaba un "pues dame dos" con una laxitud digna del mejor bon vivant. Ese día servidor estaba para pocas bromas y es por eso que apenas si nos miramos.
Todo lo contrario pasó la segunda vez, a las puertas del teatro Arlequín junto a gran vía. Hablamos a la salida de su último espectáculo: 50 representaciones de su best of que no llegaron ni a 25.
Servidor fue 2 veces justo antes de que le ataran a la camilla de un hospital, aunque esa es una historia demasiado larga para contarla hoy.

Pajares y Esteso se venden por separado (internet es cruel).


La tercera vez como digo fue muy recientemente, junto a Tirso de Molina. Quien sabe, quizá estaba embelesado por los carteles de los cines Yelmo pero durante el breve instante que le vi no pude dejar de pensar en Jack Nicholson al final de "Alguien voló sobre el nido del cuco". La boca entreabierta, los ojos vidriosos... Qué lástima.

ÉL no lo haría.

Pajares y Esteso siempre me han fascinado desde sus tiempos de cómicos oportunistas hasta su caída a los infiernos vía programas del corazón. Y aun así siguen habiendo tantísimos interrogantes sobre sus vidas... Y donde digo interrogantes me refiero, obviamente, a sus legendarios escarceos sexuales. Ninguna estrella que se precie puede serlo carece de algún escándalo sexual (añádanle a esto problemas con las drogas y la policía y tendrán al actual Hollywood, digno heredero de la babilonia cinematográfica de los 30). Que si uno se acostaba con la actual mujer del innombrable productor, que si el otro se fo****a a su hija... En fin, historias que ya forman parte de las leyendas urbanas patrias y que deberían alimentar desde sus esperadísimas autobiografías. La de Pajares debería ser algo así como la de Klaus Kinski en "Yo necesito foll... amor". Y la de Esteso debería ser como la obra cumbre de Julio Alberto, que dejó a la altura del betún a cualquier novela de Burroughs (ya me dirás: pansexualidad, drogas a granel, intentos de suicidio, éxitos deportivos, fracasos matrimoniales...).
Y el siguiente paso lógico a la publicación de tamaños best sellers sería la adaptación cinematográfica. Aunque siempre he oído hablar de Pajares como el único actor capaz de interpretarse a sí mismo, lo cierto es que un Dustin Hoffman o ya puestos, un Al Pacino con dos kilos de maquillaje encima y mucho método stanislavsky podrían dar el pego. A Esteso lo imagino magistralmente interpretado por un sudoroso Philip Seimour Hoffman (al más puro estilo Todd Solondz). El biopic vendría a ser algo parecido a "Muertos de Risa" (que pudo haber sido interpretada realmente por P&E) solo que bastante mejor. Drama, droga y vicetiples bajo la batuta de Wes o Paul Thomas Anderson. Lo que se dice un taquillazo total.

La imagen del triunfador patrio.

Ya comentaba un colaborador de Santiago Segura que si los americanos hacen películas sobre John Forbes Nash o Erin Brockobitch ¿por qué nosotros no podemos adaptar la biografía de (by) Vazquez o Esteso? Después de todo, bien sabemos lo provechoso que es de cara a los galardones el interpretar a personajes atormentados o maníaco-depresivos.
En fin, lo dicho. Que si algún día leen la biografía de Andrés Pajares (perpetrada probablemente por alguno de sus indignos vástagos) o ven una adaptación inconfesa de sus desordenadas vidas por televisión, que sepan que lo leyeron aquí primero!

¿La última canita al aire?


La cosa continua en: España, país friki number one

3 comentarios:

El ANonimo Negro dijo...

Es cierto tio en este pais no se hacen películas sobre artistas o gente que de una manera u otra a marcado diferencia, o yo por lo menos no se de ellas, aqui te hacen una serie con tintes de realidad tipo EL TRANSFUGA que la ruedan en una semana para que muy mediatica con un tema que esta en la parrilla de noticias, solo se hacen películas sobre gente muy mala, tipo terroristas, fascistas, mal comunista... Curioso.

Lengua Negra dijo...

Los telefilms sobre "El transfuga", "El asesino de la baraja" o mi preferido, el del padre coraje aquel, son grandes muestras del "cine" de explotación comercial de nuestra era, de un modo más o menos similar al oportunismo de los guiones de Ozores.
La mierda vende de modo que hacer películas sobre gente que se supera así misma y triunfa no puede funcionar en el país de la envidia.
Mención especial para los nuevos programas con ESPECTACULARES RECREACIONES de crímenes reales.
A ver cuando coño hacen con Anglés lo que han hecho con el caníbal de Rottenburgo. Peliculón ya!

Mauro Picotto dijo...

pues algún dia cambiará, por cierto, grabé Plutón BRB, tiene momentos divertidos, a veces mola y a veces es muy cutre... el puente de mando esta currado, por ejemplo y a la androide me la +++++++ hasta con ++ +++++.