martes, 14 de octubre de 2008

10 momentos vergonzantes en un cine (Vol. VIII)

10- Cuando, tras una travesía infernal bajo la lluvia, llegué a la taquilla para ver “Los Renegados del Diablo” ¡y me dijeron que para una persona no iban a proyectarla!

09- Cuando, después de aguantar “Evolution” enterita, ¡se jodió el proyector a 10 minutos del final! Nos devolvieron la pasta ¿pero quién nos devuelve el tiempo?

08- Cuando viendo a un pirata borracho en “Piratas del Caribe 2” una niña pequeña le preguntó a su madre: “¿qué le pasa a ese señor?

07- Cuando una amiga me propuso ir a ver “De Profundis” y se quedó dormida durante casi toda la proyección. ¡Normal!

06- Cuando casi nos echan de un pase de “Torrente” por reírnos demasiado (¿¿¿???).

05- Cuando viendo una película donde salía Chistopher Lee alguien gritó: “¡Cuidao con ese, que es Drácula!

04- Cuando entramos a un pase nocturno completamente borrachos y nos pusimos a ofrecer cerveza de litrona a un desconocido que nos la cambiaba por palomitas.

03- Cuando pedimos entradas para la película de Los Simpsons y nos las dieron para “El Guía del Desfiladero”. ¡Qué infierno! Menos mal que nos reímos…

02- Cuando después de ver “La Comunidad del Anillo”, la choni que se sentaba detrás de mí preguntó: “¿Y ya está? Yo pensaba que ahora tiraban el anillo y se acabó”. “¿Tres películas?”.

01- Cuando yendo bajo los efectos de una sustancia psicotrópica, tuve que abandonar una sala a los 5 minutos de la proyección porque me estaba dando un atrape que flipas.

3 comentarios:

Doctor Proctor dijo...

Jajajaja, muy buenos. Y mañana, más.

El Anonimo Negro dijo...

¡¡¡La vaquillaaaaa!!! te volteo, jajajaja, lo mejor es que a los 2 colegas que dejasteis dentro pensaban que ibais a por palomitas jajaja.

Doctor Proctor dijo...

Estaba yo pensando en que poner en un post de momentos vergon-cinéfilos similares, pero creo que, salvo hace poco que iba con dos colegas al cine y uno de ellos se dedicó a echar a la gente que estaba delante de nosotros en la cola porque se nos habían colado, para acto seguido marcharnos y dejarles con cara de tontos, creo que no he vivido nada similar.

Bueno, eso y una vez que otro colega nuestro vomitó en una sala de cine (no porque la peli fuese mala, que seguro que también) y tuvo que pagar la entrada de la chica que estaba delante porque el novio se puso tontón (si es que la gente tiene unas cosas...)

Y ahora que lo pienso, propongo que todo el mundo se dedique a seguir el ejemplo de nuestro amigo y vomite en la sala cuando una película le parezca nauseabunda, como vamos a hacer nosotros a la puerta de los cines de toda España donde estrenen Dragon Ball. Eso sí, sin pagar para verla porque sabemos de antemano que va a ser un TRUÑO.