jueves, 21 de febrero de 2008

AKIRA

Saludos desde el Bunker, hoy vamos a hacer mención a una noticia que me ha dejado muy sorprendido, de la que masalladeOrion se hace eco, y de la que no podemos dejar de comentar, y es que desde que me considero aficionado al manga, Akira es la cumbre creativa y visual del género, y el hecho de que vayan a crear una película con actores reales me encanta y me acojona al mismo tiempo.


Sobre Akira se editó una serie de 13 tomos, y posteriormente una "anime movie", que en el momento en que fué vista, no dejó a nadie indiferente y pese a que en aquella película, poca gente supo sacar algo en claro sobre el argumento, ya que intentaron comprimir una historia enorme en un largometraje de 2 horas, su espectacularidad jamás vista en la animación convencional, su brutalidad y realismo en el movimiento de cada personaje, diseñados y dibujados uno por uno en cada plano, las luces de las motos y efectos, siguen siendo hoy en día la piedra angular de lo que se espera de una gran película de animación japonesa de acción.

Lo cierto es que la película era y sigue siendo a día de hoy, tras 19 años desde su estreno, una película de culto sorprendente, pero lo más curioso es que la historia de la que proviene, el manga dibujado por Katsujiro Otomo en 1982-83, es una de las historias más complejas y absorventes de las que se tiene conocimiento y que a mi parecer aun ahora no han logrado superar aquella historia de más de 2000 páginas. Y esta es la verdadera razón por la que me cuesta creer que un director y un guionista noveles sean capaces de tal hazaña. Supongo que todo es posible, y como la producción no creo que escatime en gastos, quizá consigan algo cuanto menos aceptable. Tampoco se puede pedir una fiel adaptación ni tampoco volver a revolucionar el género, habrá que conformarse con que cumpla. Oscuros saludos.

5 comentarios:

Lengua Negra dijo...

Madre mía, que sería de nosotros sin Orion.
En fin, otra adaptación yanki totalmente prescindible. Hasta el momento ninguna película de animación me ha flipado tanto como Akira y no hace falta una nueva adaptación. Tanto a nivel de la historia como de técnica no he visto nada que lo supere. Y no me vengan con Castillos Ambulantes, Princesas Mononoke, Chihiros o cazadores de vampiros porque no le hacen ni medio sombra. Y esa banda sonora! Que película ha recaudado tantísimo dinero con unos sonidos tan arriesgados? Joder, echo de menos la animación 100% adulta. Pero claro, si una película de animación no es para todos los públicos no hace suficiente dinero. Lástima por los tiempos de "Tygra" o incluso "Cuando el viento sopla"...
Nuevo Tokyo molaba pero ¿¿New Manhattan?? Pero que coño es eso?
Y hablando de Manhattan. Estoy deseando ver al Doctor idem en cine!

Dark Varoken dijo...

Qué razón tienes, la animación adulta parece haber quedado relegada a producciones baratas. Tan solo Ghost in the Shell, en mi opinión, llegó casi a su altura. Hace poco recordé Tygra hielo y fuego (creo recordar), y es impactante ver desaparecer técnicas más arcaicas, pero con mejor resultado, es como los vinilos contra los cd's. Sobre Neo-Manhattan, sin comentarios, no me quiero deprimir,...

El Encofrador Negro dijo...

Malditos yanquis... bueno, pues me uno a los clamores populares en favor de Akira animado y en contra del Akira actoral/real. Y pido por Dios que la animación adulta vuelva a ponerse de moda, porque, ¿qué hay mejor que unas buenas mamellas animadas?... bueno, unas de verdad...

PD: yo también tengo ganas de ver al Doc Manhattan cuanto antes en pantalla. Pero sólo por curiosidad, ¿eh?.

Lengua Negra dijo...

Por cierto, ya se lo que quiero por mi cumpleaños. La colección completa de Akira. Pero la que está color, que reeditaron en cubiertas en blanco y negro. Venga, si tampoco tocais a tanto!

dragon negro dijo...

Yo también quiero la colección completa de Akira, jejeje. Aunque creo que la tiene un amigo mio, con lo cual es posible que se la pille, porque creo que debe subir un pico.

Un saludo y gracias por acordarte de mi.

a ver si te añado a los enlaces.