martes, 25 de agosto de 2009

Monstruos

La guerra, un invento del hombre y tan antiguo como él, nos demuestra los límites de nuestra especie. Somos dados a pensar que los leones, los tiburones, cocodrilos y demás depredadores que vagan por el planeta, son temibles y peligrosos y, sin negarlo, es acertado mencionar lo curioso que resulta nuestro temor cuando demostramos que somos capaces de cazarlos en masa sin siquiera despeinarnos. Pero, nos guste o no, es lo que somos, los mayores depredadores de este mundo y como tales somos aficionados a dar rienda suelta a estos temibles instintos entre nuestra propia especie. Mientras generaciones de jóvenes emplean grandes cantidades de tiempo en aniquilarse mutuamente a través de internet usando su FPS preferido, hombres de verdad ya habían llevado los límites del ser humano hasta nuevas fronteras, más allá de la comprensión racional. En este post mostraremos a 5 de esos seres nacidos con un don para la aniquilación y la supervivencia. Hombres que podrían fácilmente dar nombre a leyendas, pese a que su única intención fue la de perdurar:

5. Simo Hayha:
Simo Hayha tenía una aburrida vida en Finlandia, pasó un año haciendo la "mili" y después se hizo granjero. Pero cuando La Unión Soviética invadió su patria en 1939, decidió ayudar a su país. En tanto en cuanto la mayor parte de los enfrentamientos tuvieron lugar en los bosques, este pensó que le mejor manera de detener al invasor sería agarrar su rifle, unas cuantas latas de comida y esconderse tras un árbol para disparar a los rusos. Con unas condiciones nada halagüeñas, 2 metros de nieve y entre 20 y 40 grados bajo cero de temperatura.

Por supuesto cuando los rusos escucharon que un solo tipo con un rifle estaba matando a docenas de hombres, sintieron mucho susto, hasta le llegaron a apodar "La muerte blanca", debido a su traje de camuflaje. Y de ese modo iniciaron misiones enteras para darle caza:

Empezaron enviando un grupo para localizarle y se los cargó a todos.
Reunieron a unos cuantos contra-francotiradores (francotiradores que matan otros francotiradores), y Hayha los eliminó a todos.

A lo largo de 100 días, Simo mató a 542 soldados rusos con su rifle y a unos 150 con su ametralladora ligera, lo que hace un total de 705.


La muerte blanca parece un tipo entrañable

Teniendo en cuenta que el ejército ruso estaba aterrorizado, decidieron bombardear la zona, y según se dice, acertaron en su localización, pero tan solo un poco de metralla rasgó el traje de Hayha, porque básicamente era la muerte blanca, joder... tuvo que llegar el 6 de Marzo de 1940 para que un afortunado cabronazo disparase a Simo en la cabeza con una bala explosiva. Unos soldados finlandeses recuperaron su cuerpo y lo llevaron a lugar seguro, por lo visto, le faltaba medio rostro, lo que consiguió detener a este aguerrido soldado,... ¡durante una semana! y en lugar de morir víctima de sus heridas, recuperó la consciencia el 13 de Marzo, día en que la guerra llegó a su fin y los Finlandeses expulsaron a los rusos de una vez por todas de sus tierras.

Imagino que este ser, tras la guerra, decidió donar su cuerpo a algún programa supersoldado o sencillamente continuó con sus labores en su granja...

4. Yogendra Singh Yadav:
Yogendra Singh Yadav fue un miembro de un escuadrón de granaderos del ejército hindú durante un conflicto contra Pakistán en 1999. Su misión era escalar "La Colina Tigre" (en realidad, una montaña enorme), y neutralizar los 3 búnkers en la cima (suerte que nosotros estamos en un subterráneo). Desafortunadamente, esto significaba escalar una pendiente vertical de decenas de metros cubierta de hielo. Como no pretendían subir todos a la vez, decidieron enviar a un solo hombre para asegurar las cuerdas desde las alturas y así no verse obligados a utilizar crampones y subir cómodamente. Yadav, echándole huevos, se ofreció voluntario.

A mitad de camino en la pared helada, desde una montaña adyacente, el enemigo descubrió al escuadrón de granadero, eliminando a más de la mitad con un RPG, incluido el comandante, hiriendo y desorganizando al resto. Yadav, fue alcanzado tres veces, pero en lugar de retroceder continuó escalando.
Una vez en la cima, el primero de los búnkers abrió fuego contra él, pero este consiguió alcanzar una de las escotillas y colar una granada, matando a todos en su interior. A estas alturas ya había sido avistado por otro de los búnkers, que con visibilidad suficiente abrió fuego contra él. Este corrió hacia ellos, recibiendo más tiros y se deshizo de los cuatro hombres fuertemente armados en su interior tan solo con sus manos.

El resto del escuadrón de Yadav alcanzó la cima, incrédulos ante el espectáculo perpetrado y terminando de tomar el último búnker sin dificultad.

Ante tal hazaña, recibió la medalla Param Vir Chakra, de mayor distinción posible sólo concedida en 21 ocasiones, donde más de la mitad de los honrados la ganó una vez muerto. Seguramente fue determinante para ganar tal galardón su estado tras el combate, una pierna rota, un brazo hecho trizas y entre 10 y 15 balazos repartidos por su anatomía. Y todo esto con tan solo 19 años.

La medalla se asemeja a un par de testículos

Tener a este tipo en el vecindario es un seguro para impedir ruidos y molestias de por vida.

3. Jack Churchill:
Captain Jack Malcolm Thorpe Fleming Churchill, del ejército aliado en la 2ª Guerra Mundial, también conocido como "Luchador Jack Churchill" o "Jack el loco", fue sin duda el tipo más desquiciado de esta guerra.

Se alistó como voluntario para comandar un escuadrón, sabiendo que podía ser peligroso. Más conocido por su frase, "Cualquier oficial que se presente al combate sin espada, irá mal vestido" y por consiguiente, fue a la 2ª Guerra Mundial con una espada, pero no una de esas mariconadas que llevan los marines en los desfiles, sino un maldito espadón, y además lo usaba. Se dice que capturó a 42 alemanes y una escuadra de morteros en la noche, tan sólo con su espada... (sic).

No puedo dejar de imaginarme la cara de los alemanes
al verle cargando con esto entre las manos

Churchill y su batallón tenían como misión tomar una fortificación de nombre "Punto 622", este comandó a su escuadrón a través de las alambradas y las minas, esquivando granadas a su paso. A pesar de que toda su unidad hizo lo posible por avanzar, tan solo 6 hombres sobrevivieron. De esos 6 la mitad estaban heridos y armados con unas tristes pistolas. El fuego de un mortero mató/hirió de muerte a todos aquellos que no fueran Jack Churchill.

Cuando los alemanes le encontraron estaba tocando "Will Ye No Come Back Again?" con su Gaita... no lo habíamos mencionado, siempre la llevaba junto a su enorme espadón.

Fue llevado a un campo de concentración, donde se aburrió y se marchó, caminando. Fue apresado y vuelto a llevar a otro campo de concentración, del que se marchó nuevamente. Tras caminar casi 200 kilómetros, con una lata oxidada llena de cebollas, como comida, fue encontrado por el ejército americano y devuelto a Gran Bretaña, donde sólo hacía que exigir su regreso al frente, al que volvió, tan solo para descubrir (con gran pesar), que la guerra había acabado. Más tarde le comentó a sus amigos que "si no fuera por esos malditos yankees, podríamos haber alargado la guerra otros 10 años".

Tengo la extraña teoría que alguien que no teme a la muerte y disfruta del combate no tiene digamos la fortuna de perecer. Es como una inmunidad concedida por la naturaleza. Este Churchill nos recuerda a una versión escocesa del Teniente Coronel Bill Kilgore puesto hasta las trancas de "speedball".

Y bueno hasta aquí la primera parte de este post, pronto tendrán el top 5 completado... sigan a la espera, mientras nos protegemos desde nuestro búnker de semejantes engendros.

11 comentarios:

Doctor Proctor dijo...

Superhombres en el estricto sentido de la palabra. Vaya colgaos más majos.

anselmo dijo...

Dios. El churchill ese es una persona que vive para las guerras. Ese te lo encuentras como Bobby en una manifestación y considérate muerto

Lengua Negra dijo...

Unos monstruos de puta madre.

Sobre lo que dice Anselmo de "vivir para las guerras", me recuerda a un personaje de Green Lantern, no recuerdo ahora su nombre, cuya mayor pesadilla era no vivir en una guerra permanente. Peor que un veterano de Viet_ñam!

Doctor Proctor dijo...

¿Vath Sarn? ¿Isamot Kol?

Lengua Negra dijo...

Vath Sarn, estoy casi seguro.

Este Proctor... SABÍA que lo adivinaría.

Doctor Proctor dijo...

Jajajaja

Anónimo dijo...

La verdad es que estas historias son dignas de película.Rambo a su lado no tiene nada que hacer

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

En fin, qué razon tiene la frase que dice "el hombre es un lobo para el hombre".
Saludos

Dr. Quatermass dijo...

Vaya peña. Van a salir "El Vaquilla" y "El lute"?

Lengua Negra dijo...

Esos muertos de hambre no tenían ni media hostia joder.
Aquí estamos hablando de tíos que de ingresar en una prisión española, saldrían a pie tras dejar un rastro de docenas de cadáveres. Y tan panchos.

Perri el Sucio dijo...

Es la primera noticia que tengo de que Finlandia ganara la guerra... nadie negará que los suomis mataron rusos a puñados, pero la propaganda de Mannerheim, Churchill y de Signal ha fabricado muchos mitos sobre la guerra de invierno.

Por cierto, el otro churchill, el que aparece aquí, el puto amo.